Españoles por el mundo

(de mi hemerotca personal, febrero de 2012, y sigue siendo actualidad. Aviso para navegantes)

Faustino nunca había salido de Villaverde Alto hasta que conoció en la universidad hace diez años a su actual esposa, Katia, un tallo rubio de ojos claros, que vino desde un pequeñita aldea noruega de Erasmus a Madrid. Simpática y políglota, enamoró al protagonista de este reportaje y se fueron a vivir a Trondheim, donde ella ejerce de intérprete en el ayuntamiento de la localidad y él cuenta con un puesto de responsabilidad en una importante empresa de la región, aprovechando sus conocimientos de marketing. Faustino indica con orgullo que gana aquí en un mes lo que en España en tres. Además, en el momento que dieron a luz un par de churumbeles recibieron sustanciosas ayudas estatales para poder mantenerlos. Durante el tiempo que estuvimos con ellos, nos enseñaron su chalet de dos plantas, limpiado y cuidado un par de veces por semana por una reservada pareja de filipinos dados de alta en la Seguridad Social. En su tiempo libre, acude a una de las piscina climatizada de la ciudad, y los findes – ahora que los niños se van haciendo mayores y tiene más tiempo libre – disfruta de su otra gran pasión: componer con su teclado y ordenador música electrónica en un pequeño estudio de grabación que se montó en el sótano. Echa de menos de su barrio las cañitas con los colegas -‘aunque ya se han casado la mayoría y tampoco les iba a poder ver con regularidad’, apunta – y las siestas veraniegas. Por reconocer algo negativo de su experiencia, el frío polar que dura nueve meses del año, y la sequedad de su familia política, ‘pero mi suegra ya me va cogiendo cariño, ¡mi trabajo me costó!’ ”

Muchos de los protagonistas de esta historia vieron en la cárcel catódica durante la cena un reportaje de un corte parejo a este y emigraron a Noruega, angustiados por la crisis y la falta de oportunidades. La realidad fue muy diferente, y cruda. Me enteré de la noticia como habitual seguidor de medios alternativos, pero ya ocupa las portadas de la prensa generalista. De todos los sitios donde se referencia, voy a hacer un refrito de lo publicado en el blog de Carlos Tena, el trasgresor crítico musical al que sigo, y admiro.

Desde hace meses, miles de jóvenes salen de la “España va bien” para buscar trabajo en otros territorios donde no exista un horizonte tan negro para su futuro. Más de 80.000 titulados universitarios y profesionales de oficios diversos cruzaron el Atlántico o los Pirineos, con la esperanza de un puesto donde lograr un mínimo sueldo que les permitiera tan solo sobrevivir.

Aquellos que eligieron el norte de Europa no lo han logrado. Quienes fueron a Noruega animados por el programa “Españoles en el mundo” se toparon con una realidad muy diferente y ahora malviven en las calles, buscando comida entre los contenedores de basura. La cuestión de estos refugiados económicos ha abierto un debate en Noruega. El periodista Sjur Holsen escribe que “si los españoles que viven en la calle consiguen hacernos reflexionar sobre si somos parte de Europa y si la solidaridad es una moneda de uso en la eurozona, se habrá conseguido algo importante”. Mientras tanto, el mes pasado, la ministra de Trabajo, Hanne Bjurstrom, manifesto qué “los inmigrantes europeos que no encuentren trabajo deben marcharse” porque Noruega no puede atenderlos”.

2012; españoles en Noruega, mendigando y recogiendo latas de la basura …

El blog del camarada José Luis Forneo, Cuestionatelotodo.com es mucho más cruel y contundente, su habitual marca de la casa. Omito sus pasajes más viscerales e incorrectos, y anoto: “Los que eligieron América, se encontraron en general con una acogida bien favorable, al contrario que en tantas ocasiones sucedió con los emigrantes de aquellos lares en nuestro país, considerados por muchos, imbuidos del espíritu nacional y superioridad del antiguo imperio, eterno aspirante a potencia económica, ‘inferiores’, ‘sucios panchitos’ o ‘aprovechados’ ” Siempre se dijo comparando la emigración que hemos recibido desde los noventa respecto a la que tocó hacer por nuestras familias en los sesenta y setenta que nosotros siempre íbamos con un contrato en origen. Sobre este punto nunca ha habido ninguna controversia, si bien El Follonero en una de sus visitas a Alemania pudo hablar en una de las Casas de España con sesentones que emularon a Pepe, y allí algunos reconocieron haber entrado en el país “desde Suiza, por la noche, en un furgoneta con las luces apagadas”. La mítica furgo de Volkswagen, nos imaginamos. Sobra decir que a Suiza no llegaron de manera regularizada. La situación con Noruega no obstante es más sangrante en lo formal, ya que si bien no han querido ingresar en la UE, son de facto, miembros de la Unión, y la libre circulación de trabajadores en ambos sentidos dudo mucho que goce de la más mínima restricción. La prensa del país, y no sólo la citada ministra de trabajo, azuzan contra nuestros compatriotas, y nos señalan como una amenaza.

Este desgraciado documento contrasta con la oferta de Frau Merkel hace unos meses, que necesitaba de miles de cerebros de nuestra piel de toro para poder completar puestos de trabajo no cubiertos. O bien la situación actual alemana es distinta a la escandinava (lo dudo), o bien nos quieren para tirar sus salarios por los suelos, para el regocijo del teutón de clase media.

Si aquí no hay trabajo, y en el resto de Europa no nos quieren ¿qué nos queda?

Anuncios

5 pensamientos en “Españoles por el mundo

  1. En cambio los Noruegos vienen a España a operarse. Y nosotros les sonreímos, como a todos los extranjeros que no contizan y que se les atiende de manera gratuita en nuestra “excelente y progresista” Sanidad Pública. De vergüenza…

  2. Anónimo, no es esa la conclusión que merecía ser extraída de esta entrada. De la misma manera que nosotros como primer mundo abocábamos a ser inmigrantes a gente de países periféricos al nuestro, ahora estamos sufriendo nuestra propia medicina. en los 80, el precio que se pagó por entrar en la UE era el desmantelamiento de todo nuestro tejido industrial (“una reconversión”).

    El único que lo denunció fue Anguita y su formación, pero como nos entraban subvenciones de la UE por las orejas, se le tachó de iluminado y de no saber lo que decía.

    Salud.

  3. Pingback: Españoles por el Mundo (II) | Agencia AFNI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s