Principios de la Propaganda de Guerra

Extraído del libro de la historiadora belga Anne Morelli, Principios elementales de la propaganda de guerra (utilizables en caso de guerra fría, caliente o tibia)” y su prefacio, de un tal Michel Collon. Agradecimientos a los blogs que lo han publicado y difundido, todos estos años atrás. Me temo por mi parte que en el futuro deberé remitirlo más veces en el futuro, de la misma manera que de haberlo tenido a mano habría hecho lo propio en el pasado, fuera de este blog que acabo de abrir.

En 1928 el barón Arthur Ponsoby, publicó un libro extraordinario, Falsehood in wartime (“Falsedades en época de guerra”), en el que explicaba cómo los gobiernos de Francia, Italia, Alemania, Estados Unidos y, sobre todo, el Reino Unido habían mentido, manipulado, exagerado y engañado no sólo al resto de contendientes en la Primera Guerra Mundial, sino, lo que es peor, a sus propios nacionales, a los que trataron como auténticas reses incapaces de pensar por sí mismas mientras eran conducidas al matadero (lo que sucedió de facto). La portada del libro ya era toda una declaración de intenciones con la imagen de “uno de los miles de pobres niños belgas y franceses” a los que se afirmó sin rubor alguno que las tropas alemanas cortaban las manos o empalaban en sus bayonetas en cuanto tomaban su pueblo, simplemente para divertirse(*abajo) . Finalizada la contienda, se demostró que ni uno solo de los “casos reales” con entrevistas incluidas que había publicado la prensa de los Aliados durante la guerra era cierto (¡ni uno solo!) y que todo fue una cruel (y por cierto eficaz) mentira para movilizar a la opinión pública contra la Alemania del Kaiser Guillermo II.

Ya en el prólogo del libro de Collons y Morelli se apunta una fórmula doble, útil a la hora de considerar si uno puede o no fiarse de un documento o un testimonio cuando examina un hecho histórico. En primer lugar, es preciso comprobar el número de fuentes que hacen referencia a la información y ver si son directas o indirectas. Ejemplo: tomemos la noticia “Un soldado ha matado a un civil en un conflicto internacional“. No tiene el mismo valor recibir seis versiones diferentes de la información facilitadas por seis fuentes distintas y directas que sesenta versiones iguales e indirectas de la misma información facilitada en realidad por una sola fuente (con lo que las versiones se limitan a repetir el mismo titular incluso palabra por palabra; pero sólo existe esa versión). Por desgracia, la inmensa mayoría de informaciones interesantes que circulan hoy en los medios de comunicación se ajustan más a este segundo perfil que al primero. En segundo lugar, se exige fiabilidad total de la fuente para dar la información, porque si esa fuente no se ha ajustado a la verdad en otras ocasiones o tiene intereses personales en los hechos sucedidos, su versión no vale (no debería valer) nada hasta no ser convenientemente contrastada (por ejemplo, si la noticia del soldado la facilita el gobierno del país con el que su ejército está en guerra, cuando menos deberíamos ponerla en cuarentena). Este segundo punto también es violado sistemáticamente por los medios de comunicación, ansiosos por publicar cualquier cosa que les dé notoriedad.


Éstas son las diez normas de la propaganda (¿Os resultan familares?):


1º.- “NOSOTROS NO QUEREMOS LA GUERRA”

2º.- EL ADVERSARIO ES EL ÚNICO RESPONSABLE DE LA GUERRA

3º).- EL ENEMIGO TIENE EL ROSTRO DEL DEMONIO (O EL MONSTRUO PARTICULAR DE ESA ÉPOCA)

“Demonización del enemigo”.

4º).- ENMASCARAR LOS FINES REALES DE LA GUERRA PRESENTÁNDOLOS COMO CAUSAS NOBLES

Todos los conflictos bélicos de la historia de la Humanidad nacen del ansia por ganar dinero o poder pero ninguno de ellos se ha presentado así de claro a las poblaciones de los países que los han sufrido para animarles a entrar en la batalla. Esto incluye las “misiones humanitarias”.

5º).- EL ENEMIGO PROVOCA ATROCIDADES A PROPÓSITO Y SI NOSOTROS COMETEMOS ERRORES ES INVOLUNTARIAMENTE

Los relatos de atrocidades están indisolublemente unidos a la guerra y son un filón imprescindible para la propaganda. Cuando provienen de nuestras filas, se llaman “daños colaterales“, o “bajas civiles por fuego amigo“.

6º) EL ENEMIGO USA ARMAS NO AUTORIZADAS

(nucleares, de destrucción masiva…)

7º) NOSOTROS SUFRIMOS MUY POCAS PÉRDIDAS, PERO LAS DEL ENEMIGO SON ENORMES

8º) LOS ARTISTAS E INTELECTUALES APOYAN NUESTRA CAUSA

Para convencer a la gente de que apoye nuestra guerra, hay que recurrir a la emoción y para mover la emoción se emplea a los publicistas/propagandistas pero también a las figuras populares como músicos o literatos y hasta a los dibujos animados. Quien esté libre de culpa, que levante la ceja.

9º.- NUESTRA CAUSA TIENE UN CARÁCTER SAGRADO

“Ésta es la manipulación religiosa por excelencia. En el mundo progresivamente desacralizado de hoy, se puede sustituir el concepto de Dios por alguna otra Gran Palabra. Nuestra causa se libra en nombre de la Libertad, o de la Solidaridad. Aunque a veces basta con los viejos conceptos del Bien y el Mal. George Bush junior, definió a los países más peligrosos -según su criterio- del mundo como los del Eje del Mal.”

10º.- LOS QUE PONEN EN DUDA LA PROPAGANDA DE GUERRA SON UNOS TRAIDORES

Evidentemente


Automáticamente, a un “traidor a la causa” se le da permiso para presionarle, intervenirle el teléfono, interrogarle, encarcelarle y, en casos extremos, ejecutarle en la línea de “estás conmigo o contra mí”.


NO MAS SANGRE, NI POR GAS, NI POR PETROLEO, NI POR NADA


Nota: (*) Si a comienzos del siglo XX se contaban esas barbaridades de países europeos y cristianos a unos cientos de kilómetros de Las Islas, ¿qué no se podrá contar ahora de otros, árabes y musulmanes, de los que no tenemos referentes ni siquiera muy remotos en el pasado?


La Syrie aime Bashar Alassad


ImageImage

Anuncios

Un pensamiento en “Principios de la Propaganda de Guerra

  1. “Bienvenidos al periodismo del siglo XXI. Donde las fuentes originales ya no existen, donde la “noticias” no se contrastan, donde los medios se miran a sí mismos como fuentes primarias, donde se publican artículos a destajo sin corroborar si las imágenes se corresponden con el texto. Bienvenidos a las noticias-mercancía.”
    ¿Qué es el observatorio Sirio de los DDHH?
    “De un tiempo a esta parte todos los medios occidentales reproducen sin ningún tipo de crítica o contrastación las informaciones que vierte esta ONG que curiosamente tiene su sede en Londres. Las famosas cifras de muertos supuestamente a manos del gobierno sirio han salido y salen aún de este Observatorio y como panes recién salidos de horno las publican los medios.”

    http://www.informatecuador.com/inicio/index.php?option=com_content&view=article&id=1064
    (…) “El blog se había hecho tan popular, que la “autora”, denominada Amina Abdalla Arraf al-Omari, había llegado a dar varias entrevistas, incluso a la agencia AP y al periódico británico The Guardian, respondiendo a los cuestionarios a través del correo electrónico. En España se hizo eco el diario El Mundo a través de la periodista que también pudimos ver en las Crónicas desde Siria de Periodismo Humano, Mónica Prieto, la “hija dilecta” de Maruja Torres.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s